La reproducción de las ovejas

Posted by Daniel On November - 15 - 2009

DANIEL CLARO MIMICA
Ingeniero  Agrónomo, M. Agr. Sci.
daniel@goldensheep.cl

En un rebaño ovino destinado a la producción de carne, la reproducción es la etapa más importante del ciclo productivo anual, pues determina el resultado económico de la temporada.

La temporada reproductiva: Se presenta en determinado periodo del año, propio de cada raza y localidad, pues las ovejas son poliestricas estacionales, es decir, presentan varios celos en el año hasta que se produce la preñez o en su defecto, hasta que termina la temporada.

El periodo reproductivo anual presenta una gran amplitud según la raza y latitud. Mientras más cercano está un lugar de la línea ecuatorial de la tierra, la temporada reproductiva anual es más amplia o abierta.- Esto se debe a que hay poca diferencia durante el año entre las horas de luz y de oscuridad diarias.

Las ovejas cuyo origen ha sido cercano a la línea ecuatorial, han desarrollado genéticamente lo que se denomina “ciclo amplio”, que es hereditario y les permite la posibilidad de tener hasta 10 meses de temporada reproductiva en forma natural, gobernadas por el largo del día. Ejemplo clásico es la raza Merino y varias otras como Dorset. También se comportan de esta forma algunas razas compuestas modernas como Polipay; Goldensheep y Rideau Arcot, que en su composición incluyen razas de ciclo abierto.

Por otra parte, aquellas razas originarias de latitudes alejadas del Ecuador, presentan una corta temporada reproductiva cada año y son de “ciclo cerrado” La temporada dura entre 3 y 5 meses del año, siendo las razas más características Border Leicester; Texel; Romney.

El inicio de la ovulación pone fin a la temporada de anestro, período durante el cual la oveja no presenta actividad sexual. Hacia el termino del anestro y próximo al inicio de la temporada reproductiva, las ovejas que han estado separadas de los machos por algunos meses, reaccionan ante la introducción de los carneros al rebaño, con un adelanto sincronizado de su temporada reproductiva. Entre 5 y 7 días luego de la introducción de los carneros, un alto porcentaje (60-70%) de ovejas ovula, produciéndose así una sincronización natural de los celos, que aparecen aproximadamente 22 días después de la introducción de los machos.- Así gran parte del rebaño queda sincronizado y si se retiran los carneros, luego de producido el estímulo, las ovulaciones continúan ocurriendo sincronizadamente por el resto de la temporada.

El sistema endocrino, gobernado por la glándula pituitaria, reacciona a una determinada relación entre horas de luz y horas de oscuridad, generando la señal para que el complejo hormonal active varios meses después la primera ovulación de la temporada. Sin embargo, esta primera ovulación no va acompañada por el celo o estro, de modo que no es detectada por el carnero. Los celos se van repitiendo cada 17 días en promedio durante la temporada reproductiva.

El número de óvulos producidos en cada ovulación fluctúa durante el año, existiendo la tendencia de que las ovulaciones múltiples tienden a concentrarse cerca del día más corto del año, posibilitando así un aumento del número de corderos nacidos si se elige esa época para reproducir a las ovejas. En los extremos de la temporada reproductiva, tanto al inicio como al término de ella, el número de óvulos producidos es menor.-

El celo o estro tiene una duración entre 12 y 72 horas, siendo notoriamente de menor duración en las borregas.- Adicionalmente las ovejas en celo buscan al carnero, mientras que las borregas no lo hacen. Por eso, el encarneramiento o encaste de ambas categorías de hembras, se debe realizar en distintos potreros porque de otro modo las ovejas tienden a acaparar a los carneros, quedando muchas borregas “secas” o sin reproducirse.-

Ventajas de las razas con ciclo sexual “amplio” o “abierto”

La explotación ovina moderna para producir carne a costos competitivos y generar utilidades a los ganaderos, está exigiendo cada vez más aumentar la eficiencia del vientre reproductor.  Esta mayor eficiencia se expresa en primer lugar en la obtención de partos melliceros.

Es una gran ventaja contar con ovejas de ciclo abierto o amplio, pues otorga mucha flexibilidad en el manejo reproductivo para elegir la o las fechas más propicias para maximizar la producción de corderos; reducir el costo de la suplementación o mejorar la comercialización de los corderos.

Es posible tener tres o más rebaños de ovejas con distintas fechas de parto, para así producir corderos durante un largo período de tiempo para abastecer nichos de mercado con carne fresca la mayor parte del año.

Las razas con amplio ciclo sexual permiten, en explotaciones muy intensivas de localidades donde se exprese bien el ciclo amplio, obtener partos más frecuentes; acortando el período de tiempo que transcurre entre un parto y el siguiente  (“lapso interparto”), a sólo 8 o 6 meses, en forma natural. Esto se logra manejando la presentación de los celos con estímulos de luz artificial; destete anticipado; presencia de carneros en momentos estratégicos para inducir y sincronizar los celos en razas de ciclo abierto o con el empleo de esponjas intravaginales impregnadas con hormonas, siendo una de las más conocidas “easybred” de origen neocelandés.

La aceleración de la reproducción con partos más frecuentes que lo tradicional de una vez cada doce meses, entusiasma mucho a los productores que ven una manera novedosa y aparentemente fácil de aumentar en al menos en un 50% su producción.

Sin embargo, este es un manejo complejo y bastante difícil.  Para tener éxito se requiere de un elevado nivel de nutrición casi todo el año y de un gran conocimiento de las técnicas de manejo intensivo ovino.  Es importante contar con las fuentes de alimento adecuadas, a costos razonables, para los periodos del año cuando la pradera no tiene el nivel de productividad apropiado. Por ello, es preferible al menos al comienzo, que el productor concentre sus esfuerzos en dominar la tecnología para obtener un parto con un alto nivel de mellizos al año.

La PRECOCIDAD en el inicio de la vida reproductiva es otro factor muy importante para mejorar la productividad del rebaño y tiene un alto componente genético, requiriendo de un sistema de manejo intensivo.

En Chile la inmensa mayoría de las explotaciones ovinas utilizan un manejo extensivo, aún cuando los predios no sean de gran tamaño. Adicionalmente las razas utilizadas, salvo el Merino Precoz de la zona central, son de maduración sexual tardía. Por ello no se encastan las corderas.

Es normal que la vida útil de las ovejas sea de cinco partos o 7 años de edad, teniendo su primer parto a los dos años de edad. Esto significa que en su primer año de vida sólo producen lana, que en la actualidad tiene un bajo valor comercial.  Con este esquema productivo y con tasas de mortalidad anual entre 3 a 5%, la participación de las corderas de reemplazo en el rebaño es del orden del 27%.- O sea, casi un tercio del número de hembras no produce ninguna cría. De esta forma este es uno de los puntos más relevantes a cambiar para aumentar en forma muy importante la producción de corderos.

Hay razas que tienen una madurez sexual temprana cuando la alimentación es adecuada, presentando ovulaciones y celos desde los 7 meses de edad. Entre estas razas se encuentran: el Merino Precoz; Dorset, Rideau Arcot; Polipay; Goldensheep.

IMG_1393

Borrega Goldensheep de 13 meses de edad con mellizos.

Para reproducirlas tempranamente se requiere que a los 7 meses de edad tengan un 75% de su peso adulto, que para ovejas de 70 kilos significa corderas de 50 kilos. Con la raza Goldensheep, a nivel comercial, se ha logrado que sobre el 95% de las corderas del rebaño queden preñadas y tengan su primera cría a los 12-13 meses de edad. Se logra un mínimo de 1 cordero por cordera encastada, siendo frecuente obtener entre 1,2 y 1,4 corderos.

Esta práctica produce un enorme impacto económico, pues significa aumentar en más de un 27% la producción de corderos del rebaño. Si el manejo nutricional es adecuado los corderos obtenidos no se diferencian de los producidos por ovejas adultas y tampoco se afecta el desarrollo de las borregas.

Las razas de maduración sexual tardía tales como Merino Australiano; Corriedale; Romney; Border Leicester;Texel; Suffolk sólo producen su primera cría a los 2 años de edad, siendo su primer año de vida prácticamente improductivo.

CARNEROS:


image004

Carnero GOLDENSHEEP


La inversión en carneros de alta calidad es la que causa el mayor impacto económico en la explotación de un predio, luego de haber desarrollado sus praderas. El mejor ejemplo de esto es el aumento de la producción de carne de cordero en Nueva Zelandia, país con praderas de excelencia y tecnología de punta para su manejo.

A comienzos de los años 90 cambió la genética tradicional de sus rebaños.  Desarrolló razas compuestas, con los nuevos componentes genéticos, para aumentar la cantidad de mellizos y producir corderos magros. En sólo 15 años a nivel país, el número de corderos producidos por oveja subió de 1,05 a 1,30 y el peso de las canales de los corderos subió de 12,5 kilos a 17,5 kilos; gracias a que disminuyó el engrasamiento. El aumento de la producción de carne fue del 80%. Este cambio genético se logró multiplicando las nuevas razas por medio de la inseminación artificial y utilizando carneros seleccionados.

En Chile hay muy poca costumbre de comprar carneros de calidad reconocida. Lo más frecuente es que cada productor y generalmente el ovejero a cargo del rebaño, selecciones “al ojo” los corderos más grandes y bonitos para utilizarlos como carneros. Esta práctica está muy arraigada; considerándose, erróneamente, la compra de carneros como un gasto inútil.- Al no utilizar registros objetivos para la selección se ha producido un deterioro importante en las razas ovinas de las zonas central; centrosur y sur.

Estos corderos más grandes, que corresponden a ejemplares nacidos más temprano dentro del rebaño y de parto único, han contribuido a disminuir en 30-40 puntos porcentuales la prolificidad de las ovejas Merino Precoz de la zona central a causa de una selección en contra de los mellizos.

A pesar del alto precio aparente de los carneros de buena calidad, esta compra más que un gasto, es una inversión muy rentable. Una diferencia de 3-4 kilos al destete en los hijos de carneros mejoradores sobre los carneros corrientes y adicionalmente 20 a 30% de aumento en el número de corderos producidos por sus hijas, en conjunto significa una considerable cantidad de dinero, que muchas veces se pierde por “ahorrar” en la compra de carneros.

Un carnero adulto cubre más de 100 ovejas en 30 días de trabajo en un manejo intensivo y un carnerillo sobre 30 ovejas. Por ello, el costo por kilo de cordero producido, atribuible al carnero en su vida útil, es muy bajo.

Es mejor tener menos carneros, muchos predios utilizan 4 a 6% de carneros, pero de mejor calidad.

Carneros GOLDENSHEEP

Carneros GOLDENSHEEP


Manejo del encaste o encarneramiento:

Es muy importante utilizar potreros despejados, con buena disponibilidad de forraje; agua de bebida y sombra. También es necesario preocuparse con la debida anticipación de la condición de los reproductores, procediendo a un despalme de sus pezuñas; desparasitación y tonificación en caso necesario.

Otra recomendación es realizar separadamente el encaste de borregas y en ningún caso en un mismo grupo con las ovejas adultas.

La buena condición corporal, tanto de los carneros como de las ovejas, al inicio del encaste es muy importante para obtener los mejores resultados.

La proporción o porcentaje de carneros se decide según las características del potrero. En potreros pequeños, propios del manejo intensivo, un 1% es una cifra adecuada.- Si la proporción de carneros no es la correcta pueden ocurrir dos tipos de problemas:

a)      falta de carneros en relación a las dificultades del terreno. En este caso se puede extender en demasía el período de pariciones, o en casos muy extremos, quedar muchas ovejas sin reproducirse.

b)      Exceso de carneros. En este caso hay muchas peleas entre ellos, pues entre varios carneros se disputan una oveja en celo. El resultado es carneros heridos y ovejas que no se reproducen porque no fueron cubiertas por los carneros.

El periodo ideal de encarneramiento es del orden de 45 días para dar así tres oportunidades a las ovejas en celo para que queden cubiertas.

Para evitar el aumento de la consanguinidad se recomienda un cambio frecuente de carneros, en especial en rebaños pequeños. Carneros de buena calidad se pueden “reciclar” en el vecindario. En rebaños de mayor tamaño que utilizan más de 12 carneros, es más fácil controlar la consanguinidad manteniéndola en un nivel adecuado.

La EPOCA de colocar los carneros bien vale la pena un profundo análisis, pues es necesario ponderar las ventajas y desventajas de las diferentes opciones.

Muchas veces una buena alternativa es tener 2 a 3 épocas dentro del ciclo reproductivo, a objeto de obtener partos escalonados para abastecer en forma continua a un mercado local con carne fresca.

Cuando opera una Planta Faenadora que congela los corderos, esta entrega escalonada no es necesaria. En dicho caso lo más recomendable es atrasar al máximo posible la fecha de pariciones para que éstas ocurran en primavera y no en invierno. Así se mejora el número de corderos vendidos y se disminuye el costo de la suplementación.